miércoles, 30 de julio de 2014

frases del dia


La luna es una fiel compañera. Nunca nos deja. Siempre está allí, mirando, firme, conociéndonos en nuestros momentos de luz y en nuestros momentos oscuros, cambiando para siempre tal y como lo hacemos nosotros. Cada día es una versión diferente de sí misma. A veces, débil y pálida, a veces, fuerte y llena de luz. La luna entiende lo que significa ser humano. Insegura. Sola. Marcada por imperfecciones.
hija de humo y hueso




El amor es un bastardo sin corazón








anonimo
La soledad es algo bastante extraño. Se arrastra por ti, silenciosa y tranquila, se sienta a tu lado en la oscuridad, acaricia tu cabello mientras duermes. Se enrolla alrededor de tus huesos, abrazándote tan fuerte que casi no puedes respirar. Deja constantes mentiras en tu corazón, se acuesta junto a ti en la noche, filtra la luz de cada esquina. Es una constante compañera, que sujeta tu Mano sólo para derrumbarte cuando estás luchando por levantarte.
Nunca entendí ese tipo de basura. Si no eres feliz, solo vete. No engañes. No necesitas a un genio para figurarte esa mierda.
Quiero ser el amigo que cae perdidamente enamorado. El que te tiene en sus brazos y en su cama y que en tu mundo privado se mantiene atrapado en tu cabeza. Yo quiero ser esa clase de amigo
Las palabras, creo, son criaturas muy impredecibles. Ni un arma, espada, ejército o rey sería nunca más poderoso que una oración. Las espadas podrían cortar y matar, pero las palabras apuñalarían y se quedarían, enterrándose en nuestros huesos para convertirse en cadáveres que llevamos hasta el futuro, todo el tiempo arrastrando y fallando en desmenuzar sus esqueletos de nuestras carnes.
No estoy enamorada de Warner—le digo en voz baja. —Sí claro. —No lo estoy—insisto—. Sólo estoy… no lo sé.—Suspiro—. No sé lo que me está pasando. —Se llaman hormonas. Le disparo una mirada sucia. —Lo digo en serio. —Yo también.—Él ladea la cabeza hacia mí—. Eso es como, biológico y mierda. Científico. Tal vez tus partes de dama están científicamente confusas.
Hay tantas maneras de ser valiente en este mundo. A veces, la valentía implica dar tu vida por algo más grande que tú, o por alguien más. A veces se trata de renunciar a todo lo que has conocido, o a todo el mundo que alguna vez has amado, para el bien de algo mejor. Pero a veces no es así. A veces no es más que apretar los dientes por el dolor y por el trabajo de cada día, el lento paseo hacia una vida mejor. Ese es el tipo de valentia que debo tener ahora.


No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...